La sociedad actual cambia a velocidad de vértigo, pero no así las escuelas en general y las aulas en particular, que siguen un modelo profesor-centrista con alumnos sentados en mesas y sillas, la mayoría de la veces orientados, es decir, mirando, a la pizarra y tarima del maestro. Son las apodadas aulas-huevera, como las bautizó Mariano Fernández Enguita, “modelo del sermón y un anacronismo para la nuevas pedagogías, que abogan por espacios abiertos y reconfigurables para aprovechar las distintas capacidades de los alumnos”.

Pero no todo está perdido. En los últimos años no dejamos de asistir a la configuración de un nuevo modelo de aula mucho más amplia y flexible, variable y reconfigurable, para grupos de alumnos que pueden trabajar en equipo o de forma individual dentro de un mismo espacio-ambiente polivalente, estimulante, alegre, seguro y confortable.

Fernández Enguita denomina a estos espacios hiperaulas y otros especialistas en educación los reconocen como RTC (Reinvent The Classroom), un proyecto impulsado por GrupoAE, HP Intel, Microsoft y Smart, y cuya hiperaula magna se sitúa dentro de la Facultad de Educación de la Universidad Complutense de Madrid.

Con distintos nombres y variantes, proyectos de hiperaulas cada día existen más, todos ellos liderados por organismos internacionales, universidades, empresas tecnológicas, o estudios de arquitectura especializados en centros educativos innovadores. Y en España el más conocido es el puesto en marcha por los Colegios Jesuitas, responsables de la iniciativa Horitzó 2020 en Cataluña y Camina, en Pamplona

Hiperaulas: un trabajo interdisciplinar entre educadores, arquitectos y administraciones

Horitzó 2020 fue el primer proyecto que empezaron los Colegios Jesuitas. Alumnos, profesores, progenitores, arquitectos, administraciones públicas, en la idea participaron más de 12.000 personas que aportaron casi 57.000 propuestas que, antes de llevar acabo, había que poner sobre papel. Y para el encargado del proyecto, el arquitecto Carles Francesch de Herralde, de F2M Arquitectura, fue todo un reto. Y más teniendo en cuenta que si los espacios importantes de una escuela están definidos en las normativas con aparente rigidez, se trataba de innovar y proyectar con una mirada atrevida, diferente y totalmente disruptiva.

Al final todas las administraciones educativas y urbanísticas se vieron involucradas de una forma u otra en Horitzó 2020, hasta que en septiembre de 2014, con una valoración muy positiva de los inspectores de la Generalitat, se implementaron las hiperaulas en seis de los ocho colegios jesuitas de Cataluña.

Por su parte, al nuevo plan educativo de los jesuitas en el Colegio de San Ignacio de Pamplona se le denominó Camina, un proyecto por el que en Tabiexpert Espacios Móviles S.L., sentimos un afecto especial. Convencidos los jesuitas de Pamplona de que, al igual que en Cataluña, hay que renovar la manera de enseñar y aprender, Camina se pone en marcha en el curso 2015/16 con la construcción y equipamiento de una aula RTV. Y un curso después, se amplia con las primeras hiperaulas piloto. En este caso, es el estudio IMPAR Arquitectura el encargo de llevarlo a cabo, con los arquitectos Pablo Baterra y Raúl Roncal a la cabeza.

Para la configuración de estas hiperaulas, se eliminaron primero todos los tabiques de obra de las antiguas aulas, dejando un único espacio diáfano, amplio y abierto, en el que los alumnos aprenden de forma activa, por proyectos, manteniendo la comunicación entre ellos, pero sin perder la individualidad necesaria en algunos momentos. Todo ello se logra instalando tabiques móviles, que dotan a la hiperaula de una geometría flexible capaz de compartimentar la enorme aula en pequeñas semiaulas alrededor de un gran espacio común central y multidisciplinar denominado el Ágora.

TABIEXPERT TX-110 y TX-TABIGLASS en el Colegio de San Ignacio de Pamplona

El programa de este proyecto requería dos tipos de divisiones, por un lado, un tabique acústico que delimitara el Ágora y, por otro, un tabique divisorio que permita separar al grupo en diferentes equipos que puedan trabajar de forma independiente pero sin perder la conexión entre los alumnos y el sentimiento de pertenencia al mismo aula. Incluso con unos condicionantes aparentemente complejos, desde Tabiexpert Espacios Móviles, S.L. propusimos nuestros modelos TX-110 y TX-TABIGLASS para cumplir con las necesidades técnicas.

El modelo TX-110 es un modelo de altas prestaciones (Rw > 45dB) que permiten alcanzar grandes alturas y proporcionan un nivel de confort acústico superior. Son modelos adecuados para su instalación en entornos profesionales y edificios públicos. Las características del tabique permiten incorporar puertas dobles y emplear sistema de fijación semiautomático (opcional).

Por su parte, el modelo TX-TABIGLASS forma parte de nuestra gama de tabiques móviles divisorios (sin aislamiento acústico certificado). Este tipo de tabique móvil prima la ligereza, prescindiendo de elementos innecesarios cuando se quiere crear una mera división física; también es frecuente su uso como panel expositor o pizarra. El sistema de fijación mediante pasadores permite que pueda ser utilizado por cualquier persona sin explicaciones previas sobre su funcionamiento. Esto lo convierte en un modelo apto para cualquier tipo de instalación.

En TABIEXPERT nos gusta trabajar en equipo y los nuevos desafíos, así que pusimos a nuestra oficina técnica a trabajar para que el diseño ideado por los arquitectos se convirtiera en una realidad.  Utilizamos perfilería lacada en blanco en combinación el mobiliario y añadimos ojos de buey y zonas acristaladas a medida integrando perfectamente los tabiques móviles en el proyecto.

Share This